Artículos - Ética, factor estratégico para el desarrollo de las naciones

Ética, factor estratégico para el desarrollo de las naciones.


Por Eduardo Olivares Pérez



Si bien es cierto que la calidad y la innovación son conceptos claves para alcanzar mayores niveles de productividad y competitividad en una nación, estos factores, aunque necesarios, no son suficientes para alcanzar el éxito en la construcción de un mejor futuro, a menos que se incorpore a las actividades un profundo sentido de responsabilidad y ética entre todas las partes interesadas que conforman un país. Los gobiernos, que son manifestaciones de regímenes políticos, son los que marcan la pauta a las condiciones de operación de un país en sus diferentes sectores. Un gobierno puede propiciar las condiciones de respeto mutuo con ética (propio de regímenes democráticos), o bien imponerse a base de la fuerza (como en el caso de regímenes totalitarios).

Nos guste o no, vivimos en un mundo cada vez más globalizado, con los pros y contras que esto pueda implicar. art11En medio de un ambiente actual tan complejo para los países, en lo externo e interno, la ética juega un papel protagónico en el desarrollo de las naciones. ¿Por qué es necesaria la ética en la sociedad y en el gobierno?, porque nos puede decir qué valores y virtudes debemos cultivar para sobrevivir, y eventualmente ser el marco para desarrollarnos. Virtudes como la Racionalidad, que significa poner el pensamiento por encima de los impulsos emocionales; la Honestidad, que es el deseo de ver la verdad sea cual fuere; la Integridad, que es actuar consistentemente de acuerdo a lo que uno sabe que es correcto; Productividad, que es actuar tan eficazmente como sea posible para alcanzar nuestras metas.

Un principio ético básico es que cada actor o protagonista, sea individuo u organización, es o debe ser responsable de sus propios actos y decisiones, a la par que ningún individuo debe ejercer el uso de la fuerza contra otro de manera ilegitima. Lo deseable es que las relaciones entre individuos, sean estas económicas, políticas o de otro tipo, deben estar basadas en la buena voluntad. El papel principal del gobierno es proteger, en el sentido amplio, la vida, la libertad y la propiedad de los ciudadanos, encargándose de hacer prevalecer un estado de derecho. La caída (pacífica o violenta) de muchos regímenes políticos (inclusive la de los grandes imperios del pasado), se ha debido básicamente a la corrupción que imperaba en ellos y que a la postre los destruyó, a la par de reglamentaciones arbitrarias y contradictorias que favorecían la corrupción.

Los funcionarios y/o políticos corruptos (sean del poder ejecutivo, legislativo, judicial, de cualquiera de los niveles de gobierno u organismos del sector público) están interesados en la influencia con fines egoístas, que les permite determinar el destino económico de recursos y personas; también en el prestigio, ser amigo de, o tener relaciones con, los cuales da acceso a privilegios y favores, lo mismo que en el apoyo político, empleado para mantener una posición o procurar acceder a otras, en todo ello el fin principal es sacar provecho y beneficio propio. La corrupción institucional hace que todo el quehacer, incluyendo el de negocios, se enfoque hacia la compra de favores y no hacia la generación de bienes y servicios .

Hay tres medidas cruciales para combatir la corrupción que tiene que ver con la gestión gubernamental. La primera es transparentar, eliminar y/o simplificar las reglamentaciones y regulaciones, muchas de ellas burocráticas y arbitrarias, cuya finalidad principal es obligar a los individuos a procurar evitarlas a base de soborno, cohecho, creándose un círculo perverso donde el dinero fluye en medio de acciones ilegitimas e inmorales en perjuicio de otros, generalmente de la mayoría.

La segunda es la eficaz fiscalización y evaluación de la conducta, desempeño y resultados de la gestión de funcionarios, políticos y gobiernos, acompañada de acciones punitivas, sanciones a quienes se involucren en actos de corrupción.

La tercera, quizás la más importante, es construir un marco ético nacional en base a los objetivos que se quieran alcanzar, promoviendo valores compartidos como la verdad, la compasión, la responsabilidad, la libertad, el respeto por la vida, la justicia y equidad, aplicando estos valores en todas las áreas del quehacer humano, sean actividades productivas, gubernamentales, sociales, o de cualquier índole. esEs deseable también que gobiernos, empresas, familias, y todo tipo de organizaciones tengan y cumplan un código de ética que les señale con claridad el bien actuar. Son importantes los resultados, pero también la conducta -la forma a veces es fondo-, los códigos de valores establecen ciertos principios de ética, comportamiento, y hasta de pensamiento.

La corrupción es quizás el más grande flagelo del llamado tercer mundo. Si vemos el contexto mundial, encontramos que los países pobres casi siempre están calificados como corruptos. La pobreza y el hambre no son una causa, son consecuencia, por eso básicamente fracasan los programas que las combaten, la pobreza no se superará con medidas populistas que no pasan de ser paliativos, sino identificando y atendiendo las verdaderas causas que la generan.

En el caso particular de México, según el INEGI los estados menos desarrollados son Guerrero, Oaxaca, Chiapas, y cerca de ellos Tabasco, estos estados aparecen calificados entre los más corruptos del país según los reportes de Transparencia Mexicana. La corrupción corroe a los gobiernos, castiga a los pobres, distorsiona las políticas públicas, asigna equivocadamente los recursos, daña al sector productivo, y da lugar a una larga cadena de perjuicios.

Aunque no se puede cambiar de inmediato el entorno ético de una sociedad, sí pueden las organizaciones públicas y privadas emprender acciones, iniciativas, acuerdos, que coadyuven a la promoción e implantación de un espíritu de ética y responsabilidad, que permita el desarrollo de nuestra nación y sociedad, lo que permitirá que los ciudadanos tengan mejores condiciones de vida.

Necesitamos como países y como personas ser más éticos, para ser menos corruptos y más desarrollados.



Comentarios sobre el Artículo

patricia dice:

20 de julio de 2015

excelente texto, muy analitico y critico, como para empezar a practicarlo. Muy buena descripcion de la realidad politica, social etc.




Deja tu opinión o comentario

Todos los campos son requeridos!


Su mensaje ha sido enviado. ¡Gracias!

Le quedan: caracteres disponibles.