Artículos - La Visión Personal Total

La Visión Personal Total, una herramienta para tener plan de vida.


Por Eduardo Olivares Pérez



Podemos distinguir varios tipos de Visión: la Visión Personal Total, la cual es la visión existencial integral de la persona, y la Visión Corporativa, que es la visión de una organización.

El liderazgo genuino tiene como trasfondo el cuestionamiento existencial del propósito en la vida, y esto constituye la base de nuestras actitudes y de las acciones hacia otros y hacia nosotros mismos. Definitivamente un líder no puede dar sentido y significancia a la vida de otras personas si él mismo carece de esto.

Si no descubrimos y desarrollamos nuestro propósito y visión personal, significará que no seremos capaces de completar nuestra misión en la vida, esy esto provocará que privemos a esta generación y las subsecuentes de nuestra particular e importante contribución para el mundo que podemos dar cada uno en particular.

El verdadero liderazgo es manifestado cuando se descubre un destino para la vida que impulsa a cumplir un propósito existencial. Ningún líder puede redactar, compartir, procurar alcanzar, una visión para una organización, si no tiene claro primero él una visión de su vida –deben ser compatibles, tener coincidencias-, por eso la visión personal total es un prerrequisito para la visión corporativa. Llamamos Visión Personal Total a la visión existencial de la persona. Para desarrollar la visión personal total, es necesario realizar un profundo análisis reflexivo existencial, esto puede referenciarse a lo espiritual y filosófico.

El doctor Viktor Frankl en su afamado libro "El hombre en busca del sentido último", comparte que hay en todos los seres humanos de manera inherente un deseo inconsciente por descubrir un sentido definitivo en la vida, y carecer de éste produce vacío, aburrimiento, apatía por cambiar algún aspecto del mundo o de hacer algo en él . Mientras nuestras sociedades se empeñan en crear nuevas necesidades a satisfacer, ignoran la más humana de las necesidades: de hallar y dar sentido a nuestras vidas. Frankl postuló que el deseo de dar sentido a la vida atañe a la conciencia espiritual, a una experiencia en el plano religioso-espiritual, y de manera específica a un asunto que gravita alrededor del concepto de Dios.

Desde el punto de vista espiritual, se trata de descubrir aquello para lo que Dios nos creó. Bertrand Russell, celebre pensador, señaló que a menos que se dé por hecho la existencia de Dios, la búsqueda del propósito de vivir no tiene sentido. Si Dios no hace nada al azar -el mismo Albert Einstein en una ocasión expresó que Dios no juega a los dados-, si no fuimos fruto de un accidente, ni creados por nosotros mismos, sino por un Dios inteligente y con un plan en mente, entonces habría que considerar preguntar al Creador cual es el objeto de su creación.

Acorde a nuestra cultura occidental judeo cristiana, desde la perspectiva del cristianismo -sin pretender divagar, polemizar, etc.- el manual del fabricante es la Biblia, que es donde se puede buscar y encontrar la razón y propósito de Dios para el ser humano. De acuerdo con Frankl, el hombre fue creado libre, con conciencia y responsabilidad, y tiene la libertad de buscar y hallar el sentido de su vida por diferentes maneras, inclusive ignorando –o pretendiendo ignorar- este cuestionamiento y al propio concepto de la existencia de Dios, pero advierte que se puede llegar a resultados indeseados, distorsionados, que pueden provocar más problemas que soluciones, para ejemplo tenemos a Adolfo Hitler con un propósito y visión egoístas y perversos.

Si asumimos que Dios creó al hombre y no lo contrario, entonces hablamos del propósito de Dios más que del hombre.Es interesante entender entonces por qué el hombre no puede darse a sí mismo respuestas a sus interrogantes existenciales, es menester acudir al Creador. Rick Warren en su best seller "Una Vida con Propósito", anota que conocer estas respuestas trae muchos beneficios: da sentido a la vida, la simplifica, estimula, nos prepara para la eternidad, y nos ayuda a decidir qué hacer con la vida, dones, talentos, oportunidades, relaciones y recursos dados por Dios, en especial para no malgastarlos en uno mismo de manera egoísta sino usarlos para los propósitos para los cuales Dios nos creó.

De un propósito de vida clarificado, surge la visión, que es un conjunto de valores y definición de un estado deseado ideal que se pretende alcanzar. De esa imagen nítida, entonces, el líder organiza, planea, equilibra su vida para que esa visión pueda hacerse realidad, analizando sus fortalezas y debilidades, conductas alineadas o contrarias con los valores, etc. La visión personal nace en uno, por dentro, derivado del propósito. Muchos tienen metas y objetivos, pero no son visiones. Una visión real no se puede comprender al margen de la idea de propósito, y con ello se refiere al "por qué un individuo cree que nació y existe". Como premisa funcional la idea tiene gran potencia, entre otras cosas porque implica que puede motivarnos a vivir en coherencia con nuestro propósito, y esto produce plenitud, contentamiento, convicción, tranquilidad con nuestra conciencia y con el mundo.

Ahora diferenciemos visión de propósito:
- Propósito: razón de ser, dirección en lo general, abstracto.
- Visión: destino específico, imagen del futuro deseado, concreta.

Un medio recomendable para clarificar la visión personal total es el siguiente:
1.- Escriba la biografía de su vida, tipo narración en tercera persona, es decir, como si usted estuviera contando la vida de alguien. Describa su vida desde que nació, su familia, donde creció, etc., hasta el día de hoy, anotando los eventos que considere más relevantes, tan extenso como quiera y pueda. esAl llegar a la actualidad, al día de hoy, viene la parte difícil. Narrar lo que ya sucedió es relativamente sencillo, solo se requiere un poco de memoria, escribir y ya. Sin embargo usted tiene que imaginar, reflexionar, sobre lo que pasará con su vida desde el presente hacia el futuro, anotando inclusive una fecha de terminación de su vida, por lo menos el año, esto le obligará a tener en claro cuántos años le quedarían por vivir.

Aquí conviene tomar en cuenta que sería deseable que usted contrastara su vida tal como está transcurriendo, contra el propósito y la expectativa de Dios para su vida, y con esa referencia, usted pueda escribir como ve su vida en el intervalo de tiempo entre la actualidad y el último de sus días sobre la tierra. Escriba como “se ve” usted, qué hizo, qué aportó, por qué será recordado, los sucesos relevantes que usted “ve” en su futuro, y en especial que opinión tendrá Dios de usted. Aquí puede ayudar el considerar los propios atributos y capacidades que lo distinguen a usted de manera particular, cómo los desarrolla, ejerce, y cómo “ve” una realidad ideal para usted.

En otras palabras, el futuro lo podemos comenzar a dibujar considerando qué hacer con los dones, talentos, habilidades, y capacidades que Dios puso en nuestra vida, lo cual nos distingue y nos confiere particularidad en medio de la vasta humanidad dado que cada ser humano fuimos creados de manera específica y diferente. Una vez concluida su biografía, que puede ser de varias cuartillas sin que existan límites en este aspecto, usted leerá repetidamente su escrito. Si tiene posibilidad y la confianza, coméntela con alguien más.

2.- Después de haber escrito su biografía completa y reflexionado en ella, deberá redactar su visión personal total, de preferencia en un solo párrafo, a lo sumo dos, que no exceda de media cuartilla en tipo de letra convencional, esto en primera persona, describiendo su vida.esEsta visión personal total, es escribir en términos generales y amplios cómo ve su vida completa, con una perspectiva y enfoque desde el futuro y viendo hacia el pasado.

Puede empezar por ejemplo: Para el año 2060 –esto depende de su edad y de cuantos años estime vivir-, habré cumplido el propósito de Dios para mi vida, habiendo realizado, logrado, completado... etc. etc., usted escribirá con la mayor seriedad para que esta reflexión valga la pena, no escriba fantasías que usted en su interior sepa que no realizará. Puede poner lo relacionado al logro de cosas magnas, osadas, relevantes, trascendentes, si usted está totalmente convencido y dispuesto a pagar el precio requerido para conseguir esos objetivos y metas de su visión personal.

Es muy importante saber diferenciar entre planificación y visión -o prospectiva-. Planificación consiste en ir del presente hacia el futuro, teniendo en cuenta el pasado; Visión es estando en el futuro ir hacia el presente pero analizando y profundizando en la situación global.. Una vez habiendo regresado del futuro al presente, sabremos entonces cómo y por donde ir hacia ese futuro para hacerlo realidad, en este enfoque el pasado no limita el futuro, la visión va mucho más allá de antecedentes, tendencias históricas y pronósticos referidos a esas tendencias.

Este ejercicio, por sencillo que parezca, nos obliga a revisar nuestra vida, la que ya transcurrió y la que aún falta por transcurrir. Y al final de cuentas, confrontarnos ante la disyuntiva de tener que tomar decisiones de muchos tipos: qué hacer con nuestra vida, cómo distribuir nuestro tiempo, utilizar nuestros recursos, etc., en los días que nos restan por vivir. Al lograr esto, nuestras acciones de presente tendrán una orientación de futuro, a fin de cumplimentar nuestra visión de vida.

Se recomienda que una vez afinada la visión personal total, se imprima y la coloque donde usted la pueda ver con la mayor frecuencia posible, también se sugiere plasmar la visión en una pintura artística que represente la misma, para que al mirarla le recuerde consciente y aun en el plano subconsciente su destino, que tiene que construirse diariamente con fe, esfuerzo, valor, persistencia y perseverancia. La visión personal total debe materializarse de inmediato en acciones alineadas con ésta, compartirse adecuada y positivamente con los demás. Con esto esteremos listos para abordar una visión corporativa o compartida de una organización.

En mi experiencia, he encontrado que al concluir este ejercicio reflexivo, en la mayoría de las visiones personales se destaca el interés por servir a Dios y a los demás, crecer como personas, desarrollar los dones y talentos en beneficio de los demás, el dejar un legado, el deseo de trascender, influir positivamente en nuestros seres queridos y terceros, entre otras cosas, en resumen es listar la vida con los asuntos y acciones que le dan significado existencial.

Mientras no se llegue de manera sincera y honesta a estas conclusiones reflexivas, la brújula existencial del líder estará desajustada, y preocuparse por redactar, compartir, difundir una visión corporativa que no tiene compatibilidad con nuestra visión personal – dado que se carece de ella-, hará que la visión corporativa nazca muerta. En el proceso de desarrollo del liderazgo genuino es importantísimo enfocarse primero en el Ser, después el Hacer, y luego el Tener.

Recapitulando, una visión corporativa, sin que el líder tenga su visión personal total previamente definida, será una visión más como la gran mayoría de las utilizadas en los enfoques tradicionales y convencionales de calidad total y planeación estratégica, que solo sirven para adornar paredes y manuales, y que al final de cuentas nadie toma en cuenta. La visión es el faro que guía a las personas y organizaciones, en especial respecto a sus actos presentes con referencia al futuro. La ancestral máxima bíblica de la siembra y la cosecha sigue vigente, lo que el hombre sembrare, eso ha de cosechar.

es Hoy es tiempo de reflexionar sobre el rumbo de nuestra existencia, el tiempo, la vida, las oportunidades, pasan sin pedir permiso para no volver jamás, y en determinado momento nos llegará a cada uno de nosotros el momento de partir, quedará la pregunta en el aire: ¿Habré hecho alguna diferencia con mi vida? ¿Aporté, beneficié, intencionalmente a otros con mis dones, talentos, habilidades y capacidades? ¿Cómo me recordarán cuando ya no esté presente? ¿Cuál habrá sido mi legado, mi aportación, al concluir mi vida? ¿Qué pensará Dios de mí?

Escribió el doctor Viktor Frankl: somos nosotros – cada uno en particular- quien decidimos que hacer con nuestra vida. Hay una interesante frase que reza las acciones sin visión de futuro no conducen a nada, una visión de futuro sin acciones es irrelevante, las acciones con una visión clara del futuro, pueden cambiar el rumbo de una vida, una empresa, una nación y el mundo entero.

Tener Visión, Planes, Metas, obliga a decidir qué haremos con el recurso tiempo de aquí en adelante, hasta el momento en que concluya nuestra vida en esta tierra, y es lo que determinará si nuestra existencia trasciende o no. Concluyo con una frase inspiradora: vive como quieres ser recordado..

Ejemplo de Visión Personal Total. Visión Personal Total de Eduardo Olivares Pérez:
Para el 2054, habré cumplido el propósito de Dios para mi vida, reflejado en la realización de cada uno de los integrantes de mi familia. Así mismo habré cultivado y utilizado mis dones, talentos y habilidades para servir a Dios y a mi prójimo, ayudando a otros a desarrollar su potencial y lograr sus propósitos y visiones para bien de todos, habiéndome involucrado también en acciones y proyectos de beneficio a la comunidad y sociedad. Profesionalmente habré dejado un historial donde se destaque la preparación constante y el ejercicio de un liderazgo competente, ético y visionario, caracterizado por haber infundido un sentido de realización y trascendencia en quienes colaboraron conmigo, y por las aportaciones y logros que queden como legado.




Comentarios sobre el Artículo

Juan Antonio Lopez dice:

26 de abril de 2013

creo que todas las personas tenemos idea de lo que queremos lograr, pero muchas veces no se planea bien cómo alcanzar las metas, fallando en el camino, llevando en ocasiones a la decepción... como bien indica el artí­culo, es necesario usar la visión para del futuro ir hacia el presente analizando y profundizando en la situación global... me quedo con la frase de vive como quieres ser recordado... gracias por los artículos, saludos..




Deja tu opinión o comentario

Todos los campos son requeridos!


Su mensaje ha sido enviado. ¡Gracias!

Le quedan: caracteres disponibles.